Desgravar la hipoteca de la vivienda habitual de la renta

01
Abr, 2021

Si firmaste una hipoteca antes de enero de 2013, puedes aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual. Esto significa que puedes desgravar la hipoteca de tu vivienda habitual en la declaración de la renta.

Eso sí, debes cumplir ciertos requisitos para que esto sea posible. Por eso, en este post te vamos a contar cuáles son y qué pasos debes seguir para desgravar la hipoteca de la vivienda habitual en la renta.

¿Quién puede desgravar la hipoteca de la vivienda habitual en la renta?

Desde el 1 de enero de 2013 ya no se puede desgravar la hipoteca de la declaración de la renta. Sin embargo, aquellas personas que formalizaron este trámite antes de esa fecha pueden beneficiarse de una deducción por inversión en vivienda habitual.

Para desgravar la hipoteca de la declaración de la renta, debes cumplir con algunos requisitos:

  • Haber comprado la vivienda antes del 1 de enero de 2013, que es la fecha en la que se eliminó la deducción.
  • Haber aplicado la deducción para desgravar la hipoteca en el ejercicio de 2012 o de años anteriores.

¿Cuánto desgrava la hipoteca en la declaración de la renta?

Si cumples con las condiciones y puedes beneficiarte de la deducción por inversión en vivienda habitual, puedes desgravar hasta un 15% sobre un máximo anual amortizado de 9.040€. Esta deducción se puede conseguir al sumar dos tramos:

  • Un tramo estatal del 7,5%.
  • Un tramo autonómico que puede ser de hasta el 7,5%. Este porcentaje depende de cada comunidad.

Esto significa que puedes llegar a ahorrar hasta 1.356€ en el IRPF cada año gracias a tu hipoteca. Si ésta tiene dos titulares y ambos hacen su declaración por separado, la deducción se aplicará sobre un máximo de 18.080€.

¿Cuáles son los gastos deducibles por compra de vivienda?

Aunque gracias a esta deducción puedes ahorrarte un buen dinero, la cosa va más allá. Hay muchos gastos deducibles que se pueden desgravar de una hipoteca, que son:

  • Las cuotas del préstamo, es decir, todas las mensualidades que hayamos abonado a lo largo del ejercicio para amortizar el capital pendiente de la hipoteca.
  • La comisión de apertura de la hipoteca si el banco nos la cobra.
  • El precio de todos los seguros vinculados al préstamo, ya sean de vida, de hogar, de protección de pagos…
  • Los gastos de constitución del crédito, esto es, la tasación y los honorarios notariales y de gestoría que tuvimos que pagar.
  • Los gastos de escrituración de la compraventa como los aranceles de la notaría y del Registro, los honorarios de la gestoría y los impuestos.
  • Lo pagado por modificar el crédito en caso de que cambiemos alguna condición a través de una novación o de una subrogación.
  • Los gastos de cancelación para liquidar la hipoteca registralmente. 

Eso sí, recuerda que la base máxima deducible siempre será de 9.040€ al año.

¿Qué pasa si se modifica la hipoteca?

Una de las ventajas de la deducción por adquisición de vivienda habitual es que puede aplicarse incluso si modificas el préstamo hipotecario. Las situaciones en las que podrás seguir desgravando a pesar de una modificación son: 

  • En caso de amortización anticipada: si devolvemos capital de la hipoteca antes de tiempo, podemos sumar ese dinero al que hayamos pagado durante el año con las cuotas mensuales.
  • En caso de llevar a cabo una subrogación de acreedor: la Agencia Tributaria considera que, en estos casos, lo que se hace es modificar las condiciones de financiación del préstamo que se usó para comprar la vivienda, así que se puede seguir aplicando la desgravación.
  • En caso de contratar una nueva hipoteca para cancelar la que tengamos: aquí se aplica el mismo criterio que con la subrogación. Eso sí, si lo aprovechamos para conseguir más dinero, no podremos deducirnos la parte ampliada.

Con la amortización anticipada puedes obtener un ahorro doble: en IRPF por la desgravación de la hipoteca y en intereses por reducir el capital del préstamo. Pero como solo puede aplicarse la deducción sobre un máximo de 9.040 euros, puede ser interesante adelantar solo el capital suficiente para llegar a ese límite e invertir el resto del dinero en un depósito u otro producto con mejor rentabilidad.

 

Alvaro Muñpz

Popular Articles

Somos miembros de:

¡Contacta con nosotros!

Asesoramos a empresas y autónomos a nivel fiscal, laboral, contable y jurídico, somos un despacho que aportamos valor a tu empresa porque colaboramos y intervenimos en sus operaciones día a día.

© ESAN Asesores 2021. Todos los derechos reservados. Diseñado por IndianWebs.